Soterramiento de la autovía M-30

0 ha

Datos
9,9 km de túneles

Ubicación: Río Manzanares desde el puente de Toledo, Madrid. 2008
40°23'59.00"N 3°42'53.28"W


Ver en el mapa de 6.000km

“Es cuestión de poco tiempo el que transcurre para que, tras un aumento de capacidad, la demanda crezca hasta alcanzar de nuevo análogos niveles de congestión, pero con mayor número de vehículos y, por tanto, mayor presión sobre las zonas que se desea descargar.(...)

Una intensidad media de doscientos mil coches no puede disimularse escondiéndola bajo tierra y plantando sobre ella; necesita importantes y muchas rampas de subida y bajada, salidas de emergencia e innumerables chimeneas de ventilación; entreveradas en uso espacios públicos y urbanos cuyo arbolado y vegetación, sobre túneles cubiertos en gran parte con tan sólo una somera capa, la capa de un metro de tierra, tiene muchas limitaciones.”

Extractos de las "Consideraciones sobre la reforma de la M-30" recogido en nota adjunta y separada de las "Conclusiones de la Comisión de la M-30" presentada por los representantes del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y remitida a la Concejala de Gobierno del Área de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras a día 20 de septiembre de 2005.

Este anillo de 32,5 km y un radio medio de 5,17 km respecto a la Puerta del Sol supuso, con su finalización en los años 90, la aparición de una barrera que fragmentó la trama urbana y la pérdida para la ciudad de un espacio tan característico como el río Manzanares.

En el año 2004, con el comienzo del mandato de Alberto Ruiz Gallardón como alcalde, comenzó el proyecto Madrid Calle 30, nombre con el que desde entonces se denomina a la vía y también la empresa mixta que la gestiona. Su objetivo es soterrar 4,2 km de esta autovía de circunvalación a su paso junto al río Manzanares y solucionar los problemas de congestión y contaminación escondiendo los coches bajo tierra.

Esta vía, lejos de ser una calle, es una autopista con más de 6 carriles por sentido en algunas zonas. Gracias al cambio de denominación el Ayuntamiento pudo acometer y gestionar unas obras que, al margen de las dudas que suscita solucionar el problema del tráfico de Madrid ampliando aún más la capacidad de circulación de vehículos, han venido acompañadas de otras irregularidades. Por ejemplo la división de la obra en 15 tramos para evitar tener que realizar el estudio de impacto medioambiental; o que el concurso internacional para el parque sobre los túneles se fallara una vez comenzadas las obras.

Todo ello indica una falta de previsión y de consulta al ciudadano preocupantes. El proyecto endeudará a los madrileños 35 años como mínimo: una hipoteca pública incluso para todos aquellos que aún no puedan ‘disfrutar’ de la suya propia y un negocio para las grandes compañías constructoras. A día de hoy las obras del parque sobre los túneles no han concluido.

En marzo de 2011 llega la sentencia en firme del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en la que se anulan los proyectos de soterramiento de esta vía por “ineludible necesidad de un previo estudio de impacto ambiental”. Sentencia que no tendrá efecto práctico alguno.





COMENTA / Expresa tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para dar formato: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>






COMENTA / Expresa tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para dar formato: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>